Mi nombre es Laura y soy la autora de este blog: como ya habrás comprobado si has navegado por la web, sé algunas cosas acerca de la celulitis.

laura celulitis nunca más

Y, seamos claras: Tú estarías mucho más contenta si no tuvieras que visitar esta web, y yo estaría mucho más contenta si no la tuviera que haber hecho.

Pero ambas hemos pasado por la celulitis (seguramente, tú sigas sufriéndola, y por eso estás aquí), y sabemos que conviene atacar el problema de frente y buscar soluciones.

Y es que no puede ser que no nos atrevamos a hacer cosas que nos encantan:

  • Te encanta la piscina, pero no vas porque te sientes incómoda por tu cuerpo.
  • Te pasa exactamente lo mismo con la playa.
  • Cuando vas al gimnasio con tus amigas, te saltas la sesión de piscina y jacuzzi.
  • Has reducido las relaciones que tienes con tu pareja, y, cuando las tenéis, las prefieres tener con la luz apagada.

¿Te suena?

Yo pasé por ello y, como puedes ver en esta web, me puse a buscar como loca todo tipo de soluciones. Algunas funcionaban mejor, otras peor, pero ninguna era definitiva. Ninguna resolvía al 100% mi problema con la celulitis.

Pero todo eso se acabó, porque encontré la solución que me permitió acabar con ella para siempre (y ya son varios años sin tener ni rastro de la piel de naranja).

Aunque antes de pasar a contarte cuál es esa solución milagrosa, tienes que saber por qué me cansé de los demás tratamientos.

Mi problema con los tratamientos anticelulíticos

Tengo que decir que, hasta cierto punto, los tratamientos de los que hablo en esta web tienen cierta calidad, y pueden ayudarte a resolver ligeramente la celulitis. Es decir, no te quedas igual, consigues un poco de reducción de la piel de naranja.

Pero tanto tú como yo sabemos que, cuando se tiene celulitis, no quieres una pequeña reducción. Quieres que desaparezca por completo. Y con ella, que desaparezcan también los complejos.

Y esa es una de las razones por las que me acabé cansando de los tratamientos:

  1. Notaba cierta mejoría, pero al llegar a cierto punto, era imposible reducir más la celulitis.
  2. Tenía que estar continuamente buscando nuevos tratamientos mejores que los anteriores.
  3. Gastaba dinero sin parar. Estos tratamientos, si haces el cálculo, pueden salirte perfectamente por 200€ al mes como poco. ¡Son carísimos!

Así que me cansé de probar estos tratamientos. Ni quería que la celulitis se quedase a medias, ni quería gastarme una cantidad enorme de dinero.

Las dietas y los ejercicios

Así que me quedé, sencillamente, con los ejercicios y la dieta.

Con los ejercicios y la dieta se puede conseguir cierta reducción de la celulitis. No tanto como con un tratamiento concreto, pero un poco sí.

Y, a cambio, te ahorras el tener que estar probando nuevos tratamientos y el tener que gastarte cantidades absurdas de dinero.

Y así estuve durante, más o menos, un año. Haciendo ejercicios y con una dieta bastante restrictiva. A cambio, tenía una pequeña mejoría en mi piel de naranja.

Pero yo sabía que era muy poco.

Buscando una solución alternativa al problema

Y entonces, un día, navegando por una web de recetas (si has probado dietas restrictivas sabes lo aburridas que son), me encontré un enlace a un blog en el que se hablaba de un plan de choque para el sobrepeso y la celulitis.

¿Un plan de choque que puede resolver dos de los problemas que más me han acomplejado a lo largo de mi vida? ¿Conseguiré por fin acabar con la celulitis?

Ya había probado todo tipo de productos y tratamientos para acabar con la celulitis, así que cualquiera diría que ya estaba curada de espantos… Pero todo lo que leía me parecía muy lógico y sensato.

Así que, después de devorar los artículos del blog, me puse en contacto con el dueño, que resultó ser una entrenadora personal llamada Mercedes Vila.

Ella me explicó que había desarrollado un método que había llamado Celulitis Nunca Más, y que permitía acabar con la celulitis en tan solo 60 días.

Me comentó que había escrito un breve libro al respecto, pero que tenía problemas para publicarlo (ya sabes, hay muchas farmacéuticas vendiendo productos para la celulitis y no les interesa un método que permite eliminarla de forma natural).

¿Qué fue lo que encontré?

Le pedí algo más de información, y me enseñó el índice, y me dijo que, si quería, podía venderme una copia de su método Celulitis Nunca Más.

Ir a Celulitis Nunca Más

Revisé el índice y me pareció bastante interesante todo lo que vi. Había muchas cosas que no conocía (y ya había investigado muchísimo antes).

Me dije: Ya te has gastado cientos de euros en tratamientos… ¿por qué no gastar poco más de 30€ y probar este nuevo método?

Así que lo compré, y devoré el libro en solo dos días.

Cada página que leía, me daba más ganas de leer la siguiente, y muchísimas ganas de poner en práctica lo que estaba aprendiendo.

mi historia con Celulitis Nunca Más

En el libro, Mercedes hablaba de una gran cantidad de trucos. Algunos eran sencillos y evidentes, otros eran menos conocidos y un poco más sorprendentes… Pero, todo junto, hacía que me dijese: ¿Cómo no lo había pensado antes?

Y es que se trata de aquello que es tan obvio y fácil, que lo tenemos delante y no somos capaces de reconocerlo.

El libro incluye:

  • Una guía paso a paso para eliminar la celulitis en 60 días con solo unos minutos diarios.
  • Una dieta específica para bajar de peso y eliminar la celulitis.
  • Ejercicios que ayudan a acelerar la eliminación de la celulitis.
  • Explicaciones de los procesos químicos que hacen que aparezca y desaparezca la celulitis y por qué se dan.
  • Productos naturales que son REALMENTE efectivos contra la celulitis (y créeme cuando digo que funcionan de verdad).
  • Cómo tratar los cambios hormonales para que no produzcan celulitis.
  • Trucos para fortalecer la piel.
  • Explicación de por qué la mayoría de tratamientos y productos solo reducen la celulitis, sin llegar a eliminarla.

Así que, justo al día siguiente de leerme el libro, me puse a poner en práctica todo lo que decía.

¿60 días? Los resultados se notan en la segunda semana

Es verdad que la celulitis no se elimina por completo hasta que pasan 60 días, pero a partir de la segunda semana ya estás notando resultados muy buenos.

Resultados superiores a los que ofrecen los tratamientos supuestamente especializados.

Y mira que desconfié durante la primera semana, porque los ejercicios que planteaba el libro eran mucho más cortos y breves que los que ya estaba haciendo yo.

Normalmente dedicaba una hora a hacer ejercicios, y los ejercicios del libro solo me requería diez minutos.

Por la parte de la alimentación, yo estaba siguiendo una dieta muy estricta, y el libro me daba la oportunidad de comer bastantes más alimentos.

Como puedes imaginar, me resultaba muy raro y no creía que pudiera reducir la celulitis haciendo menos ejercicio y comiendo más y más variado.

Pero vaya que si pude. En la segunda semana ya tenía una apariencia mucho más agradable en mis glúteos y piernas, y a partir del mes siguiendo el método, también se había reducido la del abdomen.

Hoy ya no tengo celulitis, y la piel está tersa y firme como jamás la había visto.

Mi historia con la celulitis

Y, a cambio, solo tengo que seguir una dieta que es bastante amplia y permisiva, y unos ejercicios que me roban solo unos minutos al día.

Sin duda, la mejor demostración de que las cosas hay que hacerlas bien. Si no, por mucho que las hagas de la forma más radical, no funcionan.

Este libro te enseña que, con poco trabajo bien orientado, puedes conseguir resultados espectaculares.

¿Y tú a qué esperas?

Acabo de volver de la playa. Me tiré años sin ir por el complejo que me generaba mi celulitis, y en los últimos meses estoy tratando de recuperar todo el tiempo perdido.

Si tú también estás acomplejada por tu celulitis y quieres acabar con ella, esta historia puede ser tu historia.

Algunas de mis amigas lo han probado, y siempre que conocemos a alguna mujer acomplejada por la celulitis, le decimos lo mismo: prueba Celulitis Nunca Más.

Si quieres acabar con la celulitis y mejorar tu calidad de vida, este será uno de los libros más importantes que comprarás jamás.

Y, desde aquí, quiero darle las gracias a Mercedes Vila. No solo me cambió la vida a mí, sino que se animó a venderlo por internet para que todas las mujeres pudieran acabar con su celulitis a pesar de los ataques de las farmacéuticas.

Un abrazo y mucha suerte con la celulitis 🙂

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE CELULITIS NUNCA MÁS? ¡PINCHA AQUÍ!

Ir a Celulitis Nunca Más

Ir a Celulitis Nunca Más