Celulitis orbitaria

En esta ocasión voy a hablarte de la celulitis orbitaria, otro tipo de celulitis que conviene conocer y tener bajo control para que, si detectamos que podemos padecerla, podamos actuar tan pronto como sea posible.

celulitis orbitaria

¿Qué es la celulitis orbitaria?

La celulitis orbitaria es uno de esos problemas que tienen un nombre, hasta cierto punto, engañoso. Y es que, cuando hablamos de esta afección, hablamos de algo que no tiene ninguna relación con lo que solemos entender por celulitis.

Se trata de una infección aguda (repentina), que se produce en los tejidos que se encuentran alrededor del ojo, afectando a los párpados, a las cejas y a las mejillas.

Se trata de una infección a la que conviene prestar atención, porque puede llegar a causar problemas duraderos. Es decir, que conviene tratar de buscarle solución tan pronto como sea posible, porque son infecciones que se desarrollan rápido y pueden llegar a causar ceguera.

Para diagnosticarlo y asegurarse de que se trata de una celulitis orbitaria, se realizan los siguientes estudios:

  1. Conteo Sanguíneo Completo.
  2. Punción raquídea (en algunos casos).
  3. Radiografía de los senos paranasales (en algunos casos).
  4. Tomografía computarizada o resonancia magnética (en algunos casos).
  5. Cultivo del flujo del ojo y de la nariz (en algunos casos).
  6. Cultivo de exudado faríngeo (en algunos casos).

Conviene señalar que, aunque puede ser un problema especialmente grave si no se trata a tiempo, lo cierto es que, en la medida en que el paciente se someta a las pruebas y al tratamiento oportuno, la recuperación está garantizada.

¿Cuál es su causa?

La celulitis orbitaria se origina a raíz de varios tipos de infección, pero, en general, la más habitual es la sinusal, y se suele dar más frecuentemente en los niños (sobre todo, cuando son menores de siete años).

Conviene señalar que, en los países desarrollados, esto último no es tan cierto, en la medida en que a los niños se les vacuna de HiB, pero, en los países menos desarrollados, sí que se sigue aplicando.

Las bacterias que pueden causar la celulitis orbital son las bacterias Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumonie, y los estreptococos betahemolíticos.

Síntomas

Los síntomas de la celulitis orbital pueden llegar a ser los siguientes (ten en cuenta que se muestran todos los síntomas que pueden darse si no se acude rápidamente al médico):

  1. Inflamación dolorosa de los párpados, así como de la ceja y la mejilla (esto último no tiene por qué suceder siempre, pero sí suele pasar).
  2. Ojos saltones.
  3. Disminución de la visión y ceguera parcial.
  4. Dolor ocular, especialmente cuando se intenta mover el ojo para mirar en diferentes direcciones.
  5. Fiebre mayor a 39 grados.
  6. Sensación de cansancio, pesadez y malestar general.
  7. Serias dificultades para mover los ojos.
  8. Brillantez en el párpado, tomando un color rojo o púrpura.
  9. En los casos en los que no se trata lo suficientemente rápido, puede llegar a causar ceguera.

Tratamiento

El tratamiento, normalmente, requiere hospitalización, porque se necesitan antibióticos administrados por vía intravenosa, y, como puedes suponer, eso debe realizarse en un centro médico.

En algunos casos, puede necesitarse una cirugía para drenar los líquidos y el absceso, de forma que se alivie la presión existente alrededor del ojo.

Conviene que la persona que sufre celulitis orbital sea observada cada pocas horas, porque es una infección que puede extenderse y empeorar en pocas horas, y la consecuencia última, sin un tratamiento adecuado, es la ceguera permanente.

Como puedes ver, la celulitis orbitaria es algo que hay que tener bajo control para no correr riesgos frente a ella. Espero que esta información te haya sido de ayuda y puedas prevenirte contra los problemas asociados que tiene.

¿Quieres olvidarte de la celulitis para siempre?

No soy médico ni tampoco nutricionista, pero he superado la celulitis por mi cuenta tras haber acudido a varios especialistas sin resultados aparentes.

Sufrí la celulitis durante mucho tiempo, no me atrevía ni a ponerme el bañador, hasta que encontré el modo de combatirla sin cirugía y sin tener que medir todo lo que como día a día.

Si quieres conocer cómo lo conseguí y qué puedes hacer para dejar de tener que sufrir por la piel de naranja todos los días, te recomiendo que le des un vistazo a mi historia personal.

QUIERO LEER TU HISTORIA Y SABER CÓMO LIBRARME DE LA CELULITISIr a Celulitis Nunca MásIr a Celulitis Nunca Más

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Media: 5/5 de 1 votos.

LEER MÁS SOBRE CÓMO ELIMINAR LA CELULITIS