Celulitis infecciosa

¿Has oído hablar alguna vez de la celulitis infecciosa? Es probable que no. Pero no te preocupes, porque te voy a dar la información más importante a este respecto. Y es que, aunque es poco probable que sufras este tipo de problema, más vale que estés informada.

celulitis infecciosa

¿Qué es la celulitis infecciosa?

Es un problema de la piel que daña tanto la epidermis como otras capas más profundas de la piel. Además, por sus características infecciosas, puede causar episodios de fiebre, hinchazón y enrojecimiento.

Aunque el nombre sea semejante, lo cierto es que tiene poco que ver con la celulitis normal que causa la piel de naranja. La celulitis infecciosa es un problema causado por bacterias (de hecho, en ocasiones se le llama celulitis bacteriana).

¿Cuál es su causa?

En general, aparece a partir de una infección causada por estreptococos o estafilococos.

Para que se desarrolle, tienes que estar en contacto con algún objeto, animal o persona que tenga estas bacterias y, una vez entrar en contacto, las bacterias deberán atravesar las diferentes capas de tu piel.

Si no lo hacen, no desarrollarás la enfermedad, sino que serás, simplemente, portadora de las bacterias.

Y, seguramente, en este momento te estés preguntando… ¿Y es fácil o difícil que atraviesen las diferentes capas de la piel?

Bueno, lo cierto es que, en principio, no es fácil, pero hay algunos factores que pueden hacer que les resulte mucho más fácil atravesarla. Son los siguientes:

  1. Sistema inmunológico deprimido.
  2. Heridas superficiales (como la causada por una rascada contra el suelo, por ejemplo).
  3. Patologías vasculares periféricas.
  4. Úlceras.

Cuando las bacterias han entrado en el organismo y ya se encuentran bajo la piel, comienzan a dividirse y a extenderse de forma transversal y longitudinal, haciendo que el efecto sea mucho más general y haciendo que se requiera tratamiento.

Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero las zonas más habituales son las piernas, los tobillos, los pechos, la cara o, en algunas ocasiones, incluso los ojos.

Síntomas

Los síntomas de la celulitis infecciosa son los siguientes (y, como comprobarás, no tienen nada que ver con lo que habitualmente llamamos celulitis):

  1. Escalofríos, sudores y fiebre: Como en cualquier infección, se produce un aumento de la temperatura a raíz de que el sistema inmune intente combatir a las bacterias.
  2. Irritación e inflamación: Cuando el cuerpo empieza a combatir la infección, libera diferentes tipos de sustancias que causan enrojecimiento e inflamación.
  3. Erupción: También surgirán erupciones, cuyo tamaño y extensión dependerán de la intensidad de la infección.
  4. Piel endurecida: Según la infección va avanzando, se provoca un endurecimiento de la piel, a consecuencia del combate entre el sistema inmunológico y las bacterias.
  5. Retención de líquidos: También pueden darse retención de líquidos, puesto que las bacterias dificultan la correcta circulación de los mismos.
  6. Rigidez articular: En algunos casos, puede darse, también, rigidez articular. Sin embargo, esto es algo poco frecuente.
  7. Pérdida de pelo: Al igual que en el caso anterior, en algunos casos puede darse la pérdida de pelo. Sin embargo, es algo poco frecuente.

Prevención

Por la naturaleza de la celulitis infecciosa, conviene tratar de prevenirla siempre que sea posible. Y, para hacerlo, la mejor opción es evitar el contacto con cualquier objeto, persona o animal que pueda estar infectado por las bacterias antes mencionadas.

Evidentemente, resulta prácticamente imposible saber quién está infectado de estas bacterias y quién no, pero puedes prevenir el problema si no te acercas a aquellos lugares que estén sucios o en mal estado, especialmente si tienes alguna herida, aunque sea leve.

Tratamiento de la celulitis infecciosa

El tratamiento para la celulitis infecciosa es bastante sencillo, consistiendo en tomar antibióticos durante un par de semanas. Dependiendo de la gravedad de la infección, la duración del tratamiento puede ser mayor o menor, pero siempre se acaba revirtiendo.

En algunos casos, los pacientes prefieren acudir a soluciones naturales de venta en herbolarios. No es la opción más recomendable, pero puede tenerse en cuenta. No obstante, conviene planteárselo siempre al médico, que es el que nos garantizará que hemos elegido correctamente.

Como puedes ver, la celulitis infecciosa es un problema que conviene tener bajo control. Y es que, aunque es poco probable que llegues a sufrir este problema, la información siempre es útil, para que, si llegas a padecerla, puedas saber a la perfección cómo reaccionar.

¿Quieres olvidarte de la celulitis para siempre?

No soy médico ni tampoco nutricionista, pero he superado la celulitis por mi cuenta tras haber acudido a varios especialistas sin resultados aparentes.

Sufrí la celulitis durante mucho tiempo, no me atrevía ni a ponerme el bañador, hasta que encontré el modo de combatirla sin cirugía y sin tener que medir todo lo que como día a día.

Si quieres conocer cómo lo conseguí y qué puedes hacer para dejar de tener que sufrir por la piel de naranja todos los días, te recomiendo que le des un vistazo a mi historia personal.

QUIERO LEER TU HISTORIA Y SABER CÓMO LIBRARME DE LA CELULITISIr a Celulitis Nunca MásIr a Celulitis Nunca Más

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Media: 4.2/5 de 18 votos.

LEER MÁS SOBRE CÓMO ELIMINAR LA CELULITIS